Bar Valero

Recuperando la luz, rehabilitación integral

Este proyecto reconstruye un pedazo de la historia de un rincón del centro histórico de la ciudad de Huesca recordado por albergar el “Bar Valero”.  El encargo tenía una única premisa darle una nueva vida al mítico Bar que tantos guardan en su memoria.

  • Año del proyecto
    2016
  • País
    España
  • Código postal
    22001

Tras varios años de abandono, el edificio originario del Siglo XVII, de construcción vernácula xde muros de ladrillo y sillares de piedra caliza, vigas de madera y entrevigado cerámico, sufría graves patologías tanto estructurales, como de estanqueidad por la entrada de agua. Con una forma alargada, con mucho volumen, y sólo una apertura hacia el exterior ubicada en su puerta principal, era un lugar oscuro y angosto. Con una geometría muy peculiar y con una cubierta y piso superior infrautilizado.

Por ello, desde BRFS, afrontamos el proyecto en dos fases de trabajo, la primera fase consistió en sanear todos aquellos elementos dañados: un trabajo minucioso de restauro, de muros, de vigas de madera, de cerámicas, tratando de descubrir y cuidar la otra historia, la historia de sus materiales.

La segunda es resultado de los talleres de diseño y trabajo con el equipo y la propiedad donde se decidió que la estrategia fuera llenarlo de luz, con un diseño abierto tanto en el interior como hacia el exterior del edificio. El edificio fue vaciado, y se crearon dos dobles espacios que conectaron el interior con el exterior, mirando hacia el cielo. Dos grandes lucernarios aparecieron en la vieja cubierta de vigas de madera, dejando caer la luz en un doble espacio que conecta las dos alturas del edificio entre sí, y hacia el exterior.

El primer lucernario se situa en la entrada del Bar, creando una sorpresa al visitante que vive una experiencia y una sensación totalmente nueva con respecto al antiguo local. Tras entrar y al levantar la vista, observa como cae la luz, de un lucernario triangular, sobre una nueva escalera con un carácter escultórico, que invita a descubrir el nuevo espacio superior. 

El segundo lucernario se ubica en el epicentro del Bar, iluminando así la cocina y el salón principal de planta primera, y la zona de mesas en la planta baja y el final de barra. La luz cenital acompaña un mueble hecho a medida, de madera natural, que participa del renacer y de esta búsqueda de la luz. 

Todo el diseño de interior, el mobiliario y el resto de infraestructura construida han sido diseñados específicamente, tratando de recordar el diseño original, incorporando una estética contemporánea. 

La barra vuelve a escuchar los brindis del cristal, las tortillas y los pinchos inundan el espacio de aromas que vuelven a ver la luz después de esta rehabilitación integral del Bar Valero.